¿Y si cada bombilla fuera un punto de acceso a Internet de alta velocidad?

LED

Mientras un experto nos augura un boom de las bombillas LED otro trabaja para que cada una de ellas ofrezca acceso a Internet de altísima velocidad, lo que podría provocar una verdadera revolución en nuestros hábitos de consumo, afectar a una amplia gama de negocios y convertirse en un verdadero filón para algunos emprendedores.

El boom

Sal Cangeloso, editor de Geek.com, escribió un libro cuyo título podríamos traducir como Iluminación LED: lo principal para iluminar el futuro, en el que explica que con este sistema llega la alta tecnología al sector, porque al igual que los teléfonos o televisores, usa semiconductores, lo que permite obtener mayor eficiencia y duración que las bombillas actuales.

Li-Fi, más rápido y barato que el wi-fi

Y mientras en Estados Unidos se publica este libro, en Escocia, en la Universidad de Edimburgo, un científico alemán llamado Harald Haas trabaja para convertir a cada bombilla LED en un dispositivo que nos permita acceder a Internet con velocidades de transmisión de un gigabit por segundo, lo que permitiría bajar una película en alta definición en menos tiempo de lo que hoy enviamos un texto.

Este nuevo sistema al que han bautizado Li-Fi revolucionaría las comunicaciones porque permitiría que los 14.000 millones de bombillas que se estima que hay en la actualidad se conviertan en puntos de acceso a Internet a un coste mucho menor que el wi-fi.

Y además, eliminiría otros problemas, porque liberaría las ya prácticamente saturadas frecuencias de radio.

Pero para conseguir esta revolución hay todavía que superar muchos obstáculos. Sin embargo, si Haas y su equipo, o cualquier otro, lo consigue  habrá que empezar a pensar cómo cambiarán nuestros hábitos de consumo para adecuarse a esta nueva situación.

¿Te gusta este artículo?

Entonces suscríbete a nuestro boletín y recibirás gratis información premium para tu negocio y ofertas exclusivas.

¡Suscríbete ya!

Etiquetas:, , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario