10 secretos para que tu tienda online triunfe

Descubridora

El negocio de las tiendas online crece como ningún otro sector, sin embargo la mayoría de los nuevos emprendimientos fracasan.

¿Por qué?

Hay muchas razones, entre ellas estas 15, y aquí y ahora vamos a ver algunos aspectos que los emprendedores existosos abordaron antes de intentar vender nada y que mucha gente no tiene en cuenta o descubre demasiado tarde.

10 secretos de las tiendas online exitosas

  1. Modelo de negocio: eliminar intermediarios funciona, tal como hacen los productores de naranjas y hortalizas que venden directamente al consumidor o en tiendas online que no pertenecen a productores, pero eliminan eslabones en la cadena de distribución, como las que ofrecen mariscos o tomates. Otra fórmula de éxito son las compras por suscripción, un viejo modelo de negocio usado por periódicos y revistas y llevado a Internet para vender productos que deben comprarse periódicamente, como medias de mujer, condones, cuchillas de afeitar o alimentos para perros. Es fundamental que tengas muy claro tu modelo de negocio, pero que no sea inamovible y pueda ir evolucionando.
  2. Conocimientos: si no conoces el negocio ni sabes de Internet será difícil que consigas el éxito. Pero si conoces tu negocio y no sabes de Internet, puedes salir adelante. ¿Cómo? Asociándote o contratando a quien sí sepa de negocios online. Lo mismo funciona a la inversa: si sabes de comercio electrónico y te unes a quien conozca un determinado negocio, juntos podeís formar un equipo exitoso.
  3. Inversión: si sueñas con repetir la historia de los jovencitos que sin un duro y trabajando en el garaje de sus padres se hicieron ricos, es muy probable que fracases. Porque muy pocos lo consiguen. Pero tranquilo, porque aunque no seas un chico genial ni trabajes en el garaje de papá puedes hacer buenos negocios en Internet. Eso sí, con trabajo, esfuerzo y una inversión. Lo más probable es que al principio —quizá durante un año, más o menos dependiendo de cada caso— no ganes dinero así que no cuentes con vivir de la tienda, por lo que tendrás que tener tus necesidades cubiertas con ahorros u otras fuentes de ingresos. Además necesitarás recursos para stock, personal, hosting, mantenimiento, marketing, etc.
  4. Packaging o embalaje: debe proteger al producto para que llegue en las mejores condiciones, cumplir con los requerimientos de las empresas de logística y reflejar tu identidad corporativa. Haz pruebas de envío para comprobar que tus productos llegan en las mejores condiciones y te ahorrarás disgustos.
  5. Ambito geográfico: es cierto que una tienda online puede vender en todo el mundo… pero solo si consigue posicionarse bien en distintos idiomas y mercados con ofertas competitivas, incluyendo los envíos y la atención al cliente. Así que lo mejor es medir tus fuerzas y ser prudente. Plantéate empezar por España —si esa va a ser tu base— y si las complicaciones que conlleva atender a los clientes de las islas, Ceuta y Melilla, con diferentes impuestos y costes de envíos, no te compensa, límítate la península.
  6. Envíos: vender productos que no necesitan enviarse físicamente te ahorrará muchos problemas, pero a cambio es muy probable que necesites aumentar tus inversiones en marketing y publicidad. Si vendes productos físicos, los envíos son una de las claves del éxito. Conseguir un proveedor que te ofrezca una buena relación calidad precio es fundamental. Recuerda que ofrecer envíos gratis, al menos a partir de cierto importe, es uno de los aspectos clave en la decisión de compra.
  7. Medios de pago: merece la pena ofrecer todas las alternativas posibles, pero recuerda que puede haber importantes diferencias en las comisiones que te cobren. Consulta con diferentes entidades para obtener las mejores condiciones e incluye estos gastos en tus costes. Recuerda que en algunos casos las comisiones representarán más del 3% del importe de venta.
  8. Atención al cliente: debe ser rápida, eficaz y a través de distintos canales: teléfono, chat, WhatsApp, redes sociales y lo que pueda aparecer en el futuro.
  9. Devoluciones: todas las tiendas tienen devoluciones y las que funcionan en Internet no son la excepción, así que debes estar preparado para gestionarlas cumpliendo con las normas legales y teniendo en cuenta sus costes.
  10. Marketing y publicidad: todavía hay gente que cree que basta con crear la tienda para que lleguen las ventas, sin embargo la práctica demuestra que esa es una garantía de fracaso. Hay que anunciarse, trabajar el posicionamiento en buscadores y valerse de los boletines para conseguir ventas y por supuesto, no olvidar las redes sociales. Algunos expertos opinan que la creación de la tienda debe llevarte el 60% de la inversión inicial y el resto tiene que ser para marketing y publicidad. Mi experiencia me dice que si no tienes prisa —y por lo tanto cuentas con el dinero suficiente como para tener paciencia hasta que la tienda sea rentable— puedes reducir el presupuesto de marketing y publicidad inicial a cambio, eso sí, de reinvertir en este apartado el dinero que vaya entrando.

Ahora que tienes claro estos temas, llegó el momento de de hacer números. Para empezar necesitas saber cuánto te costará tu tienda, así que

¡Pide tu presupuesto ya!

Foto Ryan McGuire/Creative Commons.

¿Te gusta este artículo?

Entonces suscríbete a nuestro boletín y recibirás gratis información premium para tu negocio y ofertas exclusivas.

¡Suscríbete ya!

Etiquetas:,

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario