El riesgo de los errores en el comercio electrónico

Los errores en las tiendas on line pueden tener más repercusión que los mismos fallos en los comercios de toda la vida. Fíjate lo que le pasó a Zara:

Según dicen en Inditex, debido a un error informático la tienda on line de Zara ofreció durante unos pocos minutos algunas prendas a solo un euro.

El tiempo suficiente para que algunos clientes aprovecharan la ocasión comprando estos artículos a un precio tan bajo y recibieran un mail de confirmación de su compra.

Pero un rato más tarde, la empresa se dio cuenta del error y envió a estos clientes un mail de anulación de la compra.

Por lo que ahora las asociaciones de consumidores dicen que podrían denunciarla por publicidad engañosa.

Seguramente un error similar en una tienda de Zara en cualquier ciudad no tendría tanta repercusión como este incidente en su tienda on line que fue recogido por la prensa.

Pero llegados a este punto nos preguntamos:

¿Ha sido acertada la reacción de Zara anulando las ventas?

¿No hubiera sido mejor aceptar las ventas a un euro?

¿Te gusta este artículo?

Entonces suscríbete a nuestro boletín y recibirás gratis información premium para tu negocio y ofertas exclusivas.

¡Suscríbete ya!

Etiquetas:

El riesgo de los errores en el comercio electrónico

3 respuestas

  1. Que raro, tenia entendido que en caso de estar los productos disponibles y tu realizar una compra estaban obligados al precio que aparecía en el momento de la compra. De hecho yo compré un ordenador gracias a un fallo de cálculo en la herramienta que te hacía el presupuesto una vez ibas añadiendo todas las características del ordenador y me ahorré un 50% del valor total. Me lo entregaron sin problemas.

    Enric 26 febrero 2011 at 12:28 #
  2. Hola Enric:
    Justamente es el centro de la discusión: por un lado el debate legal entre quienes piensan que a pensar del error deben cumplir con lo publicado y por otro, si el coste de aceptar las ventas a estos precios no es menor que el daño a la reputación de la empresa.
    Un saludo,

    Jorge 27 febrero 2011 at 10:25 #

Deja un comentario