Archivo | diciembre, 2012

Su tabaco gracias

Imagínate una persona que en una reunión saludara a todo el mundo con exactamente la misma frase, como si la tuviera grabada. Puede que  la primera persona no notara nada raro, pero si escucha exactamente ese mismo saludo repetido uno y otra vez a distintos invitados, acabará por detestarlo. (más…)