Vende más ilusionando a tus empleados

mujer.jpg

La ilusión es rentable.

Mejora el ambiente laboral, ilusiona a tus empleados y ganarás más.

¡La ilusión puede aumentar tus ventas hasta un 40%!

Según un estudio de David Maister, aumentar la ilusión por el trabajo de los empleados en un 10% se traduce en un aumento de 10-15% de la satisfacción de clientes y como consecuencia en un 25-40% en volumen de ventas en sectores de servicios.

El estudio confirma la teoría del Value Profit Chain, desarrollada por el Harvard Business School: La satisfacción y la lealtad de los empleados conduce a la satisfacción y lealtad de los clientes y se traduce finalmente en un aumento del beneficio y las ventas. Nos hemos enterado por Noticias.com y Huete & Samhoud.

¿Y tú, qué opinas? ¿Existe un buen clima de trabajo en tu empresa? Cuéntanos tu experiencia.

¿Te gusta este artículo?

Entonces suscríbete a nuestro boletín y recibirás gratis información premium para tu negocio y ofertas exclusivas.

¡Suscríbete ya!

Etiquetas:, , , , ,

Vende más ilusionando a tus empleados

7 respuestas

  1. Las ilusiones es un sentimiento que no se deben perder nunca, sea cuales sea la labor que vayas a desempeñar profesionalmente, por lo cual, en el campo de emprender, es algo que debe de tener presente constantemente el emprendedor, la ilusión, pues eso transmitirá a los demás, para que le puedan seguir con su sueño, y llegar al desarrollo final de su proyecto.

    Donde hay un ambiente colaborativo facilita mucho el proceso de evolución, el trabajo participativo y crear una atmósfera agradable, sin presiones, para los empleados, es ya un éxito ganado.

    Lo complicado es transmitir o motivar todos los días laborales, a tus empleados, por eso los métodos o herramientas de trabajo pueden llegar a dar mayor facilidad, para llevarlo a la práctica.
    Por ello en lo que se refiere a mi trabajo, creo que cada día aportamos esas ilusiones tanto en nosotros mismo como hacia los nuevos emprendedores que llegan, por medio del movimiento coworking, dar a cambio de crecer.

    belen 25 septiembre 2007 at 13:44 #
  2. Hola Belén, gracias por tu comentario, me parece muy interesante el movimiento coworking. Espero que cada vez sea más conocido y más utilizado.

    Angeles 26 septiembre 2007 at 16:31 #
  3. Muchas gracias Ángeles, la verdad que es otra forma de vida profesional y con posibilidades de motivar a la gente de emprender. El movimiento coworking.

    belen 5 octubre 2007 at 19:07 #
  4. Gracias a tí Belén, te esperamos con más informaciones 😉

    Angeles 5 octubre 2007 at 22:33 #
  5. Estoy completamente de acuerdo con que la ilusión y por añadidura incluyo el buen ambiete de trabajo hace rendir más al empleado.
    Yo me encontraba encantado en el mi último empleo porque era así. Nunca antes había tropezado con clima tan favorable de equipo. Así que estaba dispuesto a aportar mucho más de mi que nunca. Pero el empresario me rescindio el contrato un buen día y me sentí frustrado durante largo tiempo.
    No es comparable, pero para que me entendais, sentía como un amor hacia mi empresa como lo pudiera tener hacia una novia. Era una relación que parecía ir viento en popa, pero un día me lleve la sorpresa, y se hace duro.
    Cuando estas a gusto, cuando vas dando lo mejor de ti y no piensas lo típico de…”a esta empresa que la mandaba yo a la mier…., vamos tengo buenas ideas para ella, pero se las voy yo a contar para que encima se aprovechen más de mí ¡¡JÁ, NI MIJITA!!” te sientes de maravilla y quieres compartir mucho más. No te vuelves celoso y rencoso con tu empresa de cualquier idea o sugerencia que se te pudiera ocurrir. Pero algo falló, y la cosa que aún no logro explicarme bien que pudo ser.
    Pero en definitiva, que no tienen ni idea de lo que se pierden los empresarios si sus empleados, (al menos como yo, pues no todos valoramos igual las cosas) se sienten reconocidos, valorados, respetados y justamente pagados. Y yo perdí todo eso en aquella empresa.
    Sí, saldrá alguno diciendome, ¡pues fíjate te echaron, a pesar te dan buen trato, jajaja! Cierto, pero sus razones tendrían, aunque nunca he acertado a adivinar cuáles fueron en realidad, pues la que me dieron me resultó muy inverosímil. Y yo al fin al cabo como tú, soy un producto más, que si gusta te lo quedas y si no pues lo sueltas.
    Yo desde luego si fuera empresario me pongo en su lugar (y no estoy siendo un condescendiente, solo ceo que realista), y si alguien no me convence también le rescindiría el contrato, que un empresario vela por sus intereses como tú y yo por los nuestros. Que un empresario no es una hermanita de la caridad, si no de la pasta gansa.
    Saludos.

    José Alberto 8 noviembre 2007 at 23:21 #

Deja un comentario