2013 será el año del marketing de Las mil y una noches

Scherezade y el sultán

Para los responsables de marketing de empresas de todo el mundo, la prioridad para este año 2013 es el marketing de contenidos. ¿Pero, qué es el marketing de contenidos? Pues a mí me recuerda mucho a lo que hacía Scherezade en Las mil y una noches.

Según la Wikipedia:

El marketing de contenidos es el arte de entender exactamente qué necesitan saber tus clientes y entregárselo de forma pertinente y convincente. En otras palabras, consiste en crear y distribuir contenido relevante para clientes y potenciales clientes con el objetivo de atraerlos hacia la empresa y conectar con ellos. No es, por tanto, contenido promocional sino útil y relevante para los usuarios y para la empresa.

Según esta definición, el marketing de contenidos no es una novedad, sino, por ejemplo, lo que hacemos desde hace años en este blog. Pero esta fórmula es muy antigua y es la base de una de las mayores obras de la literatura universal, Las mil y una noches.

El sultán sanguinario

Se cuenta -pero Dios es más sabio- que en lo más antiguo del tiempo y en una edad lejana hubo un sultán que dominaba un territorio grande y rico. Tenía a sus órdenes a un poderoso ejército y vivía en un suntuoso palacio atendido por multitud de sirvientes.

Era benévolo, quería mucho a su esposa y vivía feliz haciendo feliz a su pueblo.

Un día abandonó su palacio de madrugada para salir de cacería en compañía de sus mejores cetreros.

Pero a las pocas horas se dio cuenta que había olvidado su mejor arco en el palacio y regresó para buscarlo.

Al entrar a su dormitorio encontró a su querida esposa en la cama acompañada de un esclavo.

Ciego de furia los mató a los dos.

Desde entonces su carácter cambió. Se convirtió en un tirano que oprimía a su pueblo y exigía que cada noche le trajeran a su lecho a una virgen, que era sacrificada al amanecer para que no le fuera infiel.

Su visir tenía la penosa tarea de conseguir cada día una virgen, hasta que un día no pudo hallar ninguna digna de su señor.

Regresó entonces a casa triste y temeroso.

Contaba historias para conseguir su objetivo

Al verlo, su hija Scherezade, una joven sabia y hermosa, le preguntó qué le ocurría. El visir le explicó su problema y compartió con ella el temor que le producía no poder llevarle una virgen al sultán, porque podría matarle.

Entonces Scherezade se ofreció a acudir al lecho del sultán, pero su padre, el visir, se negó una y otra vez explicándole que la mataría. Scherezade insistió e insistió hasta convencer al visir.

Esa noche padre e hija fueron juntos a palacio, pero solo regresó el visir dejando a su hija a merced del sangriento monarca y pensando que nunca más la volvería a ver viva.

Pero Scherezade consiguió atraer la atención del sultán contándole maravillosas historias y al llegar la madrugada, cuando debía sacrificarla, el sultán decidió otorgarle un día más de vida para que por la noche le siguiera contando historias.

Y lo mismo ocurrió la noche siguiente.

Y la siguiente. Y la otra.

Durante mil y una noches Scherezade relató la historia de Alí Babá y los 40 ladrones, la de Aladino y la lámpara maravillosa y otras muchas historias fascinantes.

Hasta que un día el sultán decidió no solo perdonarle la vida, sino casarse con ella.

Así, con sus maravillosas historias Scherezade consiguió salvar su vida y dulcificar el carácter del soberano, haciendo que volviera a gobernar justamente a su pueblo.

Y todo ello, sin mencionar jamás la pena de muerte que se cernía sobre ella, ni las razones que había para no matarla.

Hacer como Scherezade

Según el estudio que mencionábamos al comienzo, 2013 será el año del marketing de contenidos, una gran oportunidad para hacer como Scherezade y conseguir la atención de nuestro público contando historias.

Si lo sabemos hacer tan bien como ella, lo demás vendrá solo.

 

¿Te gusta este artículo?

Entonces suscríbete a nuestro boletín y recibirás gratis información premium para tu negocio y ofertas exclusivas.

¡Suscríbete ya!

Etiquetas:, , ,

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario