Piensa en tu web como en un coche

Mecánico improvisado

El hombre llega al taller mecánico, se dirige al encargado y le dice:

-Mire usted, es que tengo un problema con la caja de cambios, chirría y le cuesta pasar las marchas.

-Bueno, déjemelo, lo revisamos y se lo solucionamos.

-Es que verá, pensaba yo si me pudiera decir lo que está fallando -yo creo que es un engranaje- me dice qué es, cómo lo arreglo y ya lo hago yo.

Pocas personas se plantearían hacer algo así en un taller mecánico, sin embargo muchas empresas se dirigen a quienes desarrollan webs con planteamientos equivalentes.

-Creo que es un problema del CSS -dicen- ¿tú qué crees?, ¿cómo lo arreglo?

-Déjemelo, lo revisamos y se lo solucionamos- decimos igual que los mecánicos.

Pero hay quien va todavía más allá.

El equivalente en coches sería alguien que se presenta en un concesionario, pide que le enseñen un vehículo, que le expliquen sus características y las condiciones de venta.

Después de escuchar atentamente al vendedor, pide una rebaja.

Éste le mejora la oferta y pretende cerrar la operación.

Pero entonces el cliente responde:

-Es que verá, yo tengo bastante idea de cómo conducir, pero no tengo carné, así que había pensado comprarles el coche y que ustedes me acaben de enseñar…

De risa, ¿no?

Si embargo, tratándose de webs es común que las empresas argumenten algo similar: es que tenemos un chaval muy espabilado que escribe medio bien y también tiene idea de informática, así que si le enseñáis un poco seguro que puede llenar de contenido la web y posicionarla muy bien.

Quienes hacen estos planteamientos no los harían si de en lugar de una web estuvieran hablando de un coche.

Por eso, los invitamos a pensar en su web como en un coche.

¿Te gusta este artículo?

Entonces suscríbete a nuestro boletín y recibirás gratis información premium para tu negocio y ofertas exclusivas.

¡Suscríbete ya!

Etiquetas:,

Piensa en tu web como en un coche

4 respuestas

  1. ja ja ja Totalmente de acuerdo.
    A nosotros también nos pasa a menudo, y entonces nos saltan las alarmas y suena “cuidado, cuidado cliente potencialmente explosivo, no agitar”.
    En cuanto al simil con el coche casualmente lo suelo usar bastante para referirme a los mismo, sobre todo cuando algun cliente pretende comprar una web tipo Mercedes al precio de un seat 600.

    Saludos.

    Juan Carlos Mora 18 mayo 2011 at 11:26 #
  2. Hola Juan Carlos:
    Coincidimos, pero yo suelo decir un Ferrari por el precio de un 600.
    Gracias por tu comentario y hasta pronto,

    Jorge 18 mayo 2011 at 11:45 #
  3. Es el pan de cada día..! Si se te acerca algún cliente de este tipo es mejor cortar por lo sano y no hacerle la web, porque te va a pagar menos que nadie y te va a dar muchisimos mas problemas que cualquier persona que entienda un poco sobre el desarrollo de webs y sepa que no se crean solas y que su sobrino que le gustan los ordenadores no podrá hacer.. bueno miento, si podrá hacer, pero con los resultados casi mejor que no hubiera sabido..jaja en fin, paciencia! Pero ya sabéis no os dejéis pisotear, a la primera que salgan con estos argumentos es mejor cerrar ahí la negociación y NO hacer la web.. 😉 saludos!

    Informática 19 mayo 2011 at 7:58 #

Deja un comentario